NotiAula

Cese bilateral de fuego con el Eln

¿impulso para la mesa en Quito?

Desde el inicio del tercer ciclo de conversaciones entre el gobierno nacional y esta guerrilla el pasado lunes, se rumoró que finalizando este periodo de diálogo comenzaría un cese de hostilidades bilateral para desescalar la guerra y generarle confianza a la sociedad en el proceso de paz. ¿Qué tan cerca está y qué impactos regionales tendría?

“Con el cese al fuego todos ganamos”

Aún no hay certeza de la fecha de inicio, la manera en que se va a verificar ni los mecanismos que se van a utilizar para prolongarlo en el tiempo. Lo cierto es que sobre la mesa las cartas están echadas y se ha planteado la opción de silenciar los fusiles para darle celeridad a los puntos acordados y avanzar en el desarrollo de cada uno.

No obstante, hay contradicciones entre las partes: mientras el jefe negociador del gobierno nacional, Juan Camilo Restrepo, asegura que no se ha tocado el tema ni mucho menos los plazos de un eventual cese al fuego, algunos representantes de la delegación del Eln han afirmado que sí habrá cese bilateral y que sería de tres meses.

"La idea es que este cese temporal arranque con un tiempo más o menos de tres meses y que en el marco de dicho cese se realicen unas acciones que alivien de manera humanitaria principalmente a la población civil que ambas partes en el conflicto afectamos", aseguró el vocero insurgente Bernardo Téllez en declaraciones dadas a la prensa en días pasados.

Hay que recordar que en repetidas ocasiones el gobierno ha manifestado que no van a tocar el tema de un posible cese al fuego mientras la guerrilla no abandone el secuestro y no deje de arremeter contra la población civil.

A través de una fuente militar, VerdadAbierta.com conoció que una de las posibilidades que se ha planteado es que se empiece con un cese unilateral de fuego por parte del Eln, al igual que ocurrió en repetidas ocasiones con las Farc cuando se adelantaban las negociaciones en La Habana, que sea verificable para poder constatar que no haya cobro de vacunas, extorsiones ni secuestros y de ahí sí avanzar hacia el cese bilateral. La propuesta es que se respeten límites territoriales y no se concentre la tropa.

“Es un absurdo cesar el fuego por cesarlo. No se va a permitir que mientras se deja de disparar se aumenten en las regiones donde delinque el grupo las extorsiones, secuestros y homicidios. Si hay cese, será gradual y empezará por donde debe empezar y es por ello que nosotros debemos garantizar la seguridad de todos los colombianos. Se acordó negociar en medio del fuego y así se está haciendo”, puntualizó la fuente, quien solicitó la reserva de la identidad.

A ello se suma el cerco militar que tienen algunos de los llamados frentes de guerra del grupo subversivo, cuyas consecuencias son sendas capturas de integrantes de redes de milicias y colaboradores urbanos. Según cifras de inteligencia militar, para junio de este año más de 300 personas, supuestos integrantes del Eln, han sido detenidos.

Paralelo al calor de la guerra, otra es la realidad que están viviendo algunos territorios que desde hace décadas padecen la confrontación armada. A la fecha, las comunidades aseguran que se viene trabajando con la guerrilla en concretar acciones humanitarias para atizar el conflicto, entre ellas, y una de las más importantes, adelantar labores de desminado humanitario.

Leer fuente original